Despido por adúlterio o homosexualidad

Despido por adúlterio o homosexualidad

Publicado en Diciembre 20, 2009, por , en Opinión, (Sin comentarios)

¿Despido por tener relaciones extramatrimoniales o ser homosexual? Bajo este título el Dr. Jorge Toyama publica un post referido a la entrada en vigencia de la Ley Nº 29356 – norma que aprueba el Régimen Disciplinario de la Policía Nacional del Perú (PNP) (Semana Económica, ver )

Lo medular del artículo del Dr. Toyama es la idea de incluir como causales de sanción para un policía tener relaciones extramatrimoniales con escándalo y afectación de la imagen de la PNP (situación de disponibilidad de uno a dos año) y que un policía tenga relaciones sexuales con personas del mismo sexo con escándalo o afectación de la imagen de la PNP (pase al retiro)

Que yo recuerde, la Constitución señala que la existencia de un vínculo laboral no puede ser base para la discriminación o restricción en el ejercicio de derechos, ergo, lo que cualquier trabajador, incluyendo a un policía, haga fuera de tal vínculo debe ser ajeno al empleador en la medida que no lo afecte.

Obviamente nadie espera ver un acto de infidelidad o una manifestación homosexual de alguien vistiendo el uniforme, entonces no puede concebirse una vinculación de tales conductas con el trabajo policial ni con la imagen de la institución.

Resulta abusivo pretender castigar conductas ordinarias (no seamos mojigatos) que son PRIVADAS y olvidar que la misma institución permite a los policías custodiar locales con órdenes de clausura o en los que se realiza actividades sin autorización (¿o acaso nunca han visto a un policía parado frente a una discoteca o en un restaurante sin licencia o certificado de defensa civil?)

¿Y acaso no hay de otras conductas que si causan daños de verdad? ¿no hay policías pegalones? ¿o morosos (aprovechándose de su estatus)? ¿groseros mientras van en uniforme? En mi opinión si a la policía se le respeta cuando lleva el uniforme por ser autoridad, cuando sale del servicio se le debe respetar por ser persona debiendo ser el Estado el primero en cumplir con ello.

Cambiando de enfoque, ¿alguien imagina alguna de estas conductas como algo público? La verdad que no porque en sí mismas tienen su origen en la discreción de los involucrados (que no es lo mismo que moralidad). Si es así, el escándalo no lo van a causar los policías sino cualquier otro: la prensa, rivales, algún delincuente resentido, la mamá del engañado, lo cual da una idea clara de que no se está sancionando la conducta sino la mala muñeca para manejar los asuntos privados lo cual nos lleva otra vez a la Constitución para invocar el derecho a la intimidad. De hecho, la conducta sancionada provendría del tercero que quiera hacer pública esta situación.

Además, con una ya mellada imagen de la PNP (si mis cuentas no salen mal, hay una noticia semanal por corrupción, abuso de autoridad y cosas peores) no entiendo como una conducta de estas puede causar más o menos afectación a la imagen. Creo que la redacción trata de un modo erróneo de establecer un ideario ético para la policía y en mi experiencia eso no se logra con sanciones sino con políticas inductivas y tiempo: no por tener un horno más caliente sale mejor la comida

Finalmente, quien esté libre de pecado que sea el que tire la primera piedra.

Deje un comentario