¿Por qué hacer todo el trabajo solo?

¿Por qué hacer todo el trabajo solo?

Publicado en Septiembre 20, 2009, por , en Opinión, (Sin comentarios)

El mantener e impulsar un proyecto cualquiera (ya sea un álbum de fotos o gerenciar una empresa) tiende abarcar múltiples ramas y especialidades que, en cantidad y detalle, obviamente sobrepasan las capacidades de un individuo o hasta de una empresa.

Frente a la complejidad intrínseca a todos los proyectos (y entre más ambicioso el proyecto más complejo aún) se pueden tomar posiciones que se describen mediante las frases: “¿por qué intentarlo si se que no puedo?”, “debo intentarlo no importa lo que tarde” y “¿por qué hacer todo el trabajo solos?”.

Sin comentarios respecto de la primera pregunta: quien piense que su proyecto es imposible porque no está en capacidad de ejecutar todos los pasos necesarios debe creer que Henry Ford construyó cada uno de sus autos o que el contenido de un buscador web se indexa a mano. Para quienes prefieran el segundo camino, mis respetos: sus habilidades deben ser excepcionales pero no están interesados en ver sus frutos.

Quienes opten por la última opción saben que los autos de Ford eran ensamblados por obreros que recibían las piezas de otras fábricas que recibían el metal de fundiciones que a su vez obtenían el mineral de minas… y están a un paso de conocer el secreto de los proyectos: el esfuerzo concertado.

No todos sabemos o podemos todo, eso no es ninguna novedad ni tiene porque ser un pecado. El pecado es no advertir las propias limitaciones o dejarse amilanar por estas. Definida la idea nunca está demás consultar con gente especializada, ni tampoco es malo pedir opiniones, contratar ayuda, tercerizar algunas tareas. Hay que recordar que eso no es un gasto, sino una inversión, todo está en función del costo-beneficio.

Es el esfuerzo concertado lo que permitirá a cualquier emprendedor, no digamos tener éxito en su proyecto, sino empezarlo. La concurrencia de colaboradores como son los clientes, empleados, proveedores, familiares, amigos e incluso sistemas PAD (Procesamiento Automático de Datos) permite compartir experiencias, conocimientos y recursos y capacidad productiva de tal modo que el emprendedor pueda dedicarse a los aspectos medulares de su proyecto

Un emprendedor hábil podrá delegar gran parte de las tareas y obligaciones a sus colaboradores para dedicarle más tiempo a gerenciar sólo aquellas que puede realizar. Puede, por ejemplo delegar al personal de la oficina trabajos específicos dentro de sus habilidades mientras que se encarga del seguimiento de las metas y objetivos. Lo único que no se puede delegar es la lectura de este blog.

Post data. Varios años después de haber escrito el artículo precedente comencé a trabajar en proyectos tecnológicos y quiero agregar algo: me ratifico en que no hay que ser un todista ni pretender abarcarlo todo y que se puede trabajar con delegando o tercerizando parte de las labores, sin embargo es importante que el equipo esté alineado y que cada miembro comparta el interés por sacar adelante el proyecto… es decir delega pero cuidado en quien delegas (junio/2017).

Deje un comentario